Incienso por las casas, cultos en nuestras hermandades, pescaito frito tras los ensayos, túnicas planchadas colgadas en la habitación, mudás multitudinarias, programas cofrades en la radio, torrijas para merendar… llega el tiempo en que cosas como estas pasan a formar parte de un rito que forma parte de nosotros, y que nos llevará sin darnos cuenta a los días grandes de nuestra ciudad.

Hoy es Miércoles de Ceniza. Hoy es cuaresma. Hoy quedan 40 días para ver los primeros capirotes blancos por la Calle Sol, esos que desembocan en una verdadera epifanía musical cigarrera cuando asoman por el dintel de los Terceros unas jarras de rosas rojas.

Bendita locura la que vivimos los cofrades, que disfrutamos más la víspera del gozo que el gozo en sí… Hágase pues la Cuaresma.