II Ciclo de Conciertos «Manolo Pardo… In Memoriam»

Inmersos ya en la Cuaresma 2014,  la Banda de Las Cigarreras tiene preparado su segundo ciclo de conciertos de marchas procesionales por diferentes Iglesias de nuestra ciudad...

260
II Ciclo de Conciertos

Inmersos ya en la Cuaresma 2014,  la Banda de Las Cigarreras tiene preparado su segundo ciclo de conciertos de marchas procesionales por diferentes Iglesias de nuestra ciudad. Bajo el nombre genérico  “Manolo Pardo… In Memoriam”,  dicho ciclo se instauró el pasado año  para que de este modo y siempre en estas fechas de tanta relevancia para la Sevilla cofrade, su música recuerde al que con su sapiencia se convirtió en su primer maestro,  inculcándoles todo cuanto él retuvo de su paso por la Banda de la Policía Armada.

Los escenarios y fechas escogidas para este segundo ciclo son las siguientes:

  • Viernes 07 de Marzo a las 21.15 horas, Iglesia de San José Obrero.  Bajo el título “Fe” y organizado conjuntamente con la Hermandad de San José Obrero.
  • Sábado 15 de marzo a las 21.00 horas, Capilla de Los Marineros.   Bajo el título “Esperanza” y organizado conjuntamente con la Hermandad de la Esperanza de Triana.
  • Viernes 21 de marzo a las 21.15 horas, Iglesia de San Antonio de Padua (Buen Fin).  Bajo el título “Caridad” y organizado conjuntamente con la Hermandad de los Panaderos.

La Banda, para cada uno de los conciertos descritos, tal y como puede observarse en la denominación dada a cada uno de ellos, tiene previsto seleccionar de su repertorio aquellas composiciones que mejor se adapten al lema que le da título, por lo que desde ya os invitamos a participar del ciclo completo por cuanto cada acto será diferente del que le precede.

Cartel del II Ciclo de Conciertos
Cartel del II Ciclo de Conciertos.

Manolo Pardo y la Banda de Las Cigarreras

Natural de Zahinos (Badajoz), tiene su vinculación con la Banda de Las Cigarreras allá por el periodo comprendido entre 1979 y 1980, cuando en una de sus sesiones de “footing” por las inmediaciones del recinto de la feria, se acercó a un grupo de jóvenes -germen de lo que hoy conocemos como Las Cigarreras, los cuales intentaban tocar con más voluntad que conocimientos marchas de cornetas y tambores-, y de forma desinteresada se ofrece a echarles una mano. Pronto cambiaría sus sesiones de “footing” por largas noches de ensayo junto a ellos, poniendo las primeras bases de donde se sustenta la música que hoy día conocemos como estilo de Las Cigarreras.

Bajo su tutela, la Banda deja el estilo de la Guardia Civil y se centra definitivamente en las composiciones del llamado en Sevilla estilo de la Policía Armada, que no era otro que el creado por el genial músico linarense muy vinculado a la Semana Santa malagueña, D. Alberto Escámez López, estilo que en su día importó la banda de la Policía Armada de Sevilla y del cual Manolo Pardo era un gran conocedor.

Manolo Pardo
Manolo Pardo.

Cuando se produce este cambio se abre un debate  sobre la conveniencia de mantener en las interpretaciones de las marchas los instrumentos adoptados para realizar los bajos, llegando al acuerdo de mantener las trompetas, lo que sería a la postre uno de los primeros sellos de identidad del estilo de la Banda de Las Cigarreras.

Bajo la directriz de Manolo Pardo, en un corto periodo de tiempo, la Banda comenzó a trabajar de oído todo el repertorio clásico de las bandas de cornetas.  Una vez terminado dicho repertorio, Manolo Pardo se hace con una serie de partituras del archivo de la Banda de la Policía Armada, las cuales nunca habían sido interpretadas en Sevilla,  llevándolos a estrenar marchas inéditas de los compositores clásicos del estilo.  Sirva como ejemplo de este último comentario la composición de Zueco Ramos “La Soledad de San Pablo”, cuya primera interpretación conocida la realiza la Banda de Las Cigarreras.

El hecho de que la Banda comenzara a trabajar composiciones inéditas, unido a la falta de conocimientos musicales de sus componentes de entonces, hizo necesario la colaboración de músicos externos que aportaran su sapiencia como complemento a los recursos con los que contaba la Banda en esos momentos. En esta faceta habría que destacar a D. Bartolomé Gómez Meliá, quien colaboró puntualmente con la Banda y junto a Manolo Pardo alentaron a los componentes para que comenzaran a adquirir las primeras nociones de solfeo, para en un futuro no muy lejano poder hacerse cargo de la dirección musical de la misma.

Hasta su prematura muerte, acaecida el Domingo de Resurrección de 1991, estuvo muy vinculado a la Banda y siempre colaboró en los proyectos musicales de la misma.  Así, generación tras generación, su nombre siempre ha estado presente en la vida de la Banda de Las Cigarreras, no solo por todo cuanto aportó como músico sino también como persona, siendo considerado su “Maestro”.