Domingo de primavera en la Jerusalén sevillana. Domingo de Sol y de palmas. El ansiado día llegó y lo hizo de la forma más radiante posible. El ambiente estaba cargado de sonrisas y júbilo. Las ganas se notaban en las calles. El azahar estaba ya a la espera. Todo estaba perfectamente preparado para que comenzara.

Las puertas de la Calle Sol estaban cerradas y comenzó el tradicional rezo antes de cualquier procesión pero este rezo era diferente. Se llevaba esperando un Domingo de Ramos así desde hace tres años. Y ocurrió… a las 15:30 de este 13 de abril de 2014, por fin, la espera se consumó y las puertas de la Iglesia de los Terceros se abrieron y el reguero de nazarenos blancos se inició.

El silencio se hizo patente en toda la calle cuando los ciriales atravesaban el cancel de la Iglesia. La gran canastilla de caoba comenzaba a dar sus primeros pasos. Judas ya se veía con sus 30 monedas y, poco a poco, el Señor de la Sagrada Cena se encontraba ya iluminado por los rayos de Sol que radiaban más que ningún otro día. Nuestra semana ya comenzaba y los sones del Himno Eucarístico se escuchaban detrás de este grandísimo paso de misterio.

La Cena por Los Terceros Foto: Sevilla es Cofrade en Twitter

Como es habitual las primeras marchas que se interpretaron tras el misterio capitaneado por Rafael Díaz Talaverón fueron Eucaristía, Sagrada Eucaristía y Al Señor de la Sagrada Cena.

Los sones cigarreros, que llevan 35 años acompañando a dicha Hermandad, eran la banda sonora de la bella estampa realizada por Sebastián Santos en 1955. No había mayor conjunción que la que forman la Hermandad de la Sagrada Cena y la Banda de Las Cigarreras.

La Cena por San Pedro. Foto: Rubén Flores en Twitter

El Señor de la Sagrada Cena caminaba con paso firme y majestuoso por la Calle Orfila cuando se interpretó la marcha Soberano en Getsemaní en honor de la Hermandad de los Panaderos que se encontraba con su representación en la Capilla de San Andrés.

La campana de la Hermandad de la Calle Sol fue clásica a los sones de Macarena y Eucaristía con un andar fino y exquisito.

La cofradía discurría por la Avenida de la Constitución cuando se interpretó la marcha Cristo del Amor y comenzó a revirar hacia la Puerta de San Miguel, por la que entran los pasos en la Catedral de Sevilla.

La banda de Las Cigarreras al ser hermana honoraria de la Hermandad de la Cena acompañó al Cristo de la Sagrada Cena en su tránsito por la Catedral como un hermano más.

En la Calle Alemanes con la revirá hacia la Cuesta del Bacalao se interpretaron las marchas Divina Pastora de Cantillana, Alegoría de la Fe y Sagrada Eucaristía. La marcha Alegoría de Fe, obra del gran compositor Pedro M. Pacheco Palomo se estrenaba en la Semana Santa dejando un buen sabor de boca entre los allí presente.

El otro gran estreno que se vivió fue el de la gran obra compuesta por Rafael Vázquez, Cordis Mariae, que se pudo vivir en la revirá Boteros – Sales y Ferrer.

Y para poner la guinda al pastel de este gran Domingo de Ramos la banda en la Calle Sol, ya de vuelta, interpretó las marchas: Ave María, En Mis Recuerdos e Y fue Azotado, dejando una gran recuerdo entre el público que se agolpaba en la entrada de la Hermandad de la Cena.

Para finalizar, los sones de Costalero del Soberano junto a la Marcha Real sonaron para concluir la estación de penitencia de la Hermandad de la Sagrada Cena.

Un Domingo de Ramos 2014 para guardarlo en la retina de todos nuestros componentes.

Foto principal: Millán Herce | Fotos: Alejandro Mármol.