“Tiempo…detente”. Eso pensamos todos y cada uno de los músicos que hicimos acto de presencia en el concierto de apertura del VII Ciclo de Manolo Pardo en el bendito santuario de la Virgen del Rocío, el sábado 23 de marzo de 2019.

Alrededor de las 21 horas se colocaría la Banda a los pies de la Blanca Paloma ante una multitud de personas que hicieron acto de presencia en la ermita desde tempranas horas de la tarde, para disfrutar de todas y cada una de las marchas que se interpretarían y con alguna sorpresa para los allí presentes.

Dicho concierto titulado bajo la nomenclatura de “Rocío, Reina del universo”, empezaría con unas preciosas palabras del Presidente de la Hermandad Matriz de Almonte hacia Las Cigarreras y con la posterior presentación del cantautor sevillano Enrique Casellas. Su intervención comenzó con unas bellas palabras en recuerdo al recientemente fallecido Don Rafael González Serna (quien compusiera el Himno del Centenario de la Coronación de la Virgen del Rocío, entre otras muchas obras dedicadas a la Blanca Paloma) y que fue acogido bajo un cálido y largo aplauso por todos los allí presentes…

A colación con este tema, el concierto giró en torno a versos del Himno del Centenario de la Coronación (idea de nuestro compañero y director de gestión económica Jesús Alonso Lara).

Enrique Casellas sacó a relucir su prosa con estas preciosas palabras… “Nuestra Victoria eres TÚ, Nuestra Fe, Nuestra bandera… Nuestro Norte, nuestro Sur, nuestro mar, nuestra ribera… Hoy en nuestras partituras hay una impaciente espera y en nuestro adentro las notas sonaran a vez primera, formando tu Santuario anunciando primavera… Hoy a tus plantas Rocío… Sonarán LAS CIGARRERAS.”


Rocío, Eucaristía y Sacramento

Esto daría lugar al comienzo del primer bloque del concierto llamado “Rocío, Eucaristía y Sacramento”. Bajo la batuta de Vicente Moreno se pudieron escuchar dos composiciones con claras connotaciones eucarísticas como son Cantemos al Amor de los Amores (todo empezó una mañana, que quiso Dios el Primero) y Sagrada Eucaristía(Manantial de Esperanza, fuente de paz y sosiego).

Llegaría un momento indescriptible, emocionante y en el que los sentimientos brotarían y la música cigarrera florecía bajo la batuta en este caso de Pedro Pacheco… cuando se interpretó la Salve de la misa del Alba (Rezo diciendo tu nombre, Paloma Blanca de Paz) que los Romeros de la Puebla compusieran allá por el año 1978 y que se convertiría en un Himno más para todos los devotos rocieros…

Sin prisa ni espera se convirtió en un momento inolvidable para todos los allí presentes en el que las lágrimas reflejaban la cara de la Reina de las Marismas recordando esos tiempos que se fueron…


Rocío, Oración y Consuelo

Tras este emotivo cierre del primer bloque del concierto, se daría paso al segundo titulado “Rocío, Oración y Consuelo” donde de nuevo bajo la batuta de Vicente Moreno se escucharían las siguientes marchas procesionales:

Refúgiame (Rosa temprana de la que nace el consuelo), Prendido (Al cielo de mi horizonte, se va mi alma contigo) y Lux Aeterna (Pastora que alumbra el camino, Luz de mi aurora).

Esta última marcha creó gran expectación ante todos los allí presentes recibiendo una gran ovación como viene siendo habitual en toda esta Cuaresma 2019 cada vez que se interpreta.

En el ecuador del concierto tuvo lugar la presentación del cartel ganador del concurso de fotografías de este año 2019, quién sería Don Jesús Giraldo con una espectacular imagen llena de contraluces de Nuestro Padre Jesús en su Soberano Poder ante Caifás cruzando el antiguo puente de barcas en la noche del pasado Lunes Santo, causando gran revuelo entre los allí presentes.

El autor de la foto fue premiado con un cuadro en el que se encontraba enmarcado el mantolín de corneta de Las Cigarreras.


Rocío, Soberana y Señora

Llegaríamos al acto con el tercer y último bloque del concierto bajo el nombre “Rocío, Soberana y Señora” donde los recuerdos no se borran de los pensamientos míos… se interpretarían las siguientes composiciones:

Ave María (Madre de todos los hombres), Soberana (Almonte será siempre el reino donde te coronan), El Fandango Cigarrero (Y si tengo que cantar, canto al compás de tus vientos).

Esta última pieza tendría una connotación especial ya que se interpretaría con el acompañamiento a la guitarra de Jairo Blanco y Rocío Velázquez al cante, interpretando dos fandangos dedicados a la Blanca Paloma y al pastorcito divino, transportándonos a una noche en el camino y dejando un reguero de “olés” en el Santuario.

Se iría terminando el acto entregando una serie de recuerdos para todos y cada uno de los participantes en el concierto, pasando por su presentador, la Hermandad Matriz de Almonte y la familia de Don Manuel Pardo. Como no podía ser de otro modo, se interpretaría posteriormente la marcha Maestro de nuestro Director Dionisio Buñuel, quién también quiso acordarse de la hermana de nuestro compañero Alejandro Saldaña recientemente fallecida horas anteriores al concierto y a quién dedicamos de nuevo la interpretación de la Salve de la Misa del Alba, pero esta vez mirando cara a la bendita Madre del Rocío y su pastorcito divino.Se cerraría el acto con el Himno de Andalucía y la Marcha Real.

Este concierto quedará marcado en la retina, en el corazón y el alma de todos los que estuvimos allí presentes. Recuerdos… Que guardará mi corazón de otros tiempos que se fueron, con aquel que me enseñó sentirme rociero.