Acostumbrados a tocar en tantísimos sitios, en los mejores teatros, en los más magnificentes misterios de Sevilla, pocos podíamos imaginar el pasado Domingo  que ese concierto humilde, ante tan singular público se quedaría para siempre grabado en nuestros corazones.

El pasado Domingo 23 de Marzo de 2014 estuvimos en la Ciudad San Juan de Dios de Alcalá de Guadaira. Un concierto atípico pero necesario, como dijo el propio Juan Vizcaya: «Un concierto ante un misterio vivo y real». De esta forma, a las puertas de la residencia formamos con nuestra habitual disposición de concierto y esperamos a que los profesionales del centro así como los voluntarios de la Orden San Juan de Dios fueran colocando a los pacientes y residentes ante nosotros.

Un público muy especial
Un público muy especial.

Comenzamos nuestro concierto con las marchas programadas. Amor de Madre, Ave María, En mis recuerdos, Eucaristía, Sobre los pies te lleva Sevilla, Noches de Lunes Santo… y llegados a este punto, nos disponíamos a vivir uno de esos momentos que quedan guardados en el corazón. Vicente Moreno, quién dirigía el concierto, tuvo a bien sacar a uno de los pacientes que más estaba disfrutando con nuestros sones para que, junto a él, dirigiera la marcha Y fue azotado. Un momento emotivo que dibujó en la cara de todos y cada uno de nosotros una de esas sonrisas que salen del corazón.

Un público muy especial
Un público muy especial.

Con el ya clásico Costalero del Soberano y la Marcha Real pusimos el colofón a la mañana musical, para posteriormente hacernos una foto con quizás el mejor público que jamás imaginamos tener y pasar a su residencia a tomarnos un refrigerio con ellos.

Sabemos que todos los responsables y voluntarios de la Ciudad San Juan de Dios están muy agradecidos con la Banda de Las Cigarreras por realizar este acto, sin embargo es justo decir que somos nosotros mismos los que debemos darles las gracias a ellos por brindarnos la oportunidad de sentirnos así ante un público tan maravilloso.  Gracias, de corazón.